METODOLOGIA DE SISTEMAS SUAVES
JUAN ANTONIO DEL VALLE F.
La Metodología de los Sistemas Suaves en Dialécticas. 

Es un enfoque de sistemas no-numéricos para el diagnóstico y la intervención. 

En la descripción que sigue, bosquejaré primero un proceso de indagar que enfatiza la noción de dialéctica en lugar de las descripciones dadas por los autores citados anteriormente. Explico después los hechos específicos de la metodología de los sistemas suaves, haciendo uso del marco de referencia que este proceso de indagar proporciona. 

La forma de inquirir del proceso SSM consiste de tres dialécticas. En cada dialéctica, el o los investigadores alternan su actividad en dos formas, usando una para refinar a la otra. La Figura 1 bosqueja el proceso como una serie de dialécticas. 

Figura 1 

Así la metodología de los sistemas suaves de Checkland está aquí representada como un sistema de indagación que usa una serie de dialécticas 

Para empezar sumérjase en la realidad, de manera semejante a un observador participante, después intente capturar la esencia del sistema en una descripción, probablemente en términos de sus funciones más importantes. Entonces pulse una interacción entre la realidad y la descripción de esa realidad. Ésta es la primer dialéctica.

La segunda dialéctica se basa en la interacción entre la descripción de la esencia y una visión de un ideal. Se inicia en la descripción de la esencia, la cual ya se tiene de la primera dialéctica. Trate de olvidar entonces su experiencia de la realidad. Trabajando desde la descripción de las funciones esenciales, invente un sistema ideal. Alterne entre ellas hasta que esté satisfecho con lo que su ideal logra acerca de las funciones esenciales del sistema. 

La tercer dialéctica interacciona entre lo ideal y la realidad. Compare su ideal contra el sistema real, notando las diferencias. Esta tercer dialéctica da lugar a un juego de propuestas para mejorar la realidad. Esto lleva a su vez a la acción que es una dialéctica entre la planeación y la realidad, el cual es un cuarto paso. 

La Figura 1 puede hacer que esto se despeje. En más detalle... 

Primero. Se sumerge en el sistema y empapase de lo que está pasando. De vez en cuando observe personalmente la situación. Refleje su inmersión e intente dar sentido de ello. 

En estos puntos podría preguntar: ¿qué está logrando el sistema o está intentando lograr? 

Cuando regrese de su inmersión puede verificar si sus significados atribuidos capturan la esencia adecuadamente . Esto continúa hasta que esté satisfecho con su descripción de las funciones esenciales. 

Segundo. Después olvidese de la realidad, y trabaje con su descripción de funciones esenciales. Invente al sistema o sistemas ideales para lograr los objetivos reales o intencionales del sistema. Moviéndose (hacia o desde) o entre esencia e ideal, usted decide cuando ha desarrollado ya una efectiva forma para operar al sistema. 

Tercero. El tercer paso es comparar lo ideal y la realidad. Las comparaciones pueden identificar partes perdidas de lo ideal o mejores formas de hacer cosas. Las mejores maneras se agregan a una lista de mejoras. 

Cuarta: Finalmente, se actúa sobre las mejoras factibles y que valen la pena y se forman la cuarta dialéctica. 

Es típico durante cada ciclo en metodología de sistemas suaves que tengan lugar varios tiempos. Un mejor entendimiento se desarrolla a través de estas iteraciones. Si hay una desigualdad entre los dos polos de una dialéctica, esto lleva a un examen más a profundidad de aquello que no entiende. Si continua la incertidumbre o ambigüedad en cualquier fase puede activar un retorno a una fase más temprana. 

Para dar más impacto a la tercer dialéctica, la primer dialéctica puede deliberadamente ponerse fuera de nuestra forma de pensar cuando la segundo dialéctica es la actual. En otras palabras, cuando está inventando el ideal, intenta olvidarse de cómo opera el sistema real. De esta manera, el ideal se deriva de la esencia, para reducir la contaminación implicada por la forma como el sistema realmente se comporta. La comparación de sistema ideal y realidad entonces ofrece más puntos de contraste. 

He tomado un poco de dolores para describir al proceso como un proceso de indagación. Si deseara, bien se pudieran usar otros modelos en lugar de modelos de sistemas dentro del proceso. Lo que convierte a este sistema de indagación en un análisis de sistemas suaves, es el uso de conceptos de sistemas al definir la esencia y el ideal. 

En terminología de sistemas, la esencia se convierte en las funciones necesarias. Checkland las llama Definiciones Raíz. Para verificar que ellas son adecuadas a lo que él propone, invoca a un análisis CATWOE, descrito a un lado. 

El ideal, también, se concibe en términos de sistemas, inventando una forma ideal de transformar entradas en salidas. 

Los modelos de sistemas ayudan para hacer pensar en las maneras en que las diferentes metas del sistema estudiado puede lograrse. 

La metodología de los sistemas suaves se adecua bien al análisis de sistemas de información. Esto ha sido el empujón de los trabajos que menciono antes, aunque no los limitaría a esa aplicación. Por ejemplo, en agricultura se ha empleado para evaluar un esquema de entrenamiento. Parece prestarse bien al análisis de sistemas de toma de decisiones, generalmente. 





 Para los interesados en la carrera de Ingeniero Civil, ver Más Allá de la Ingeniería de Sistemas... 



Para contactar al recopilador del contenido de esta página


jadvf@servidor.unam.mx




Fecha de última actualización: 25/mayo/99


Esta Página la han visitado veces.